“Estas imágenes fue extremadamente difíciles de fotografiar. Y no era posible proteger las cámaras de la humedad o protegerlas durante su descenso y la caída de la cascada, además de no poder sumergirlas por tiempos largos, fueron esas pequeñas cosas como evitar las gotas de agua o la niebla empañando los lentes durante un solo intento de 2 horas continuas en un lapso de tiempo esperando el paso del Sol. Usando mayormente luz desde la parte trasera y teniendo la cámara de frente durante largas secuencias esperando que una simple gota o un pedacito de niebla arruinaran toda la secuencia.

Combinen esto con las ultra bajas condiciones de luz además de repentinos cambios como cuando la luz llena el cañón haciendo la exposición todavía más difícil. Desde arriba un rango dinámico de extrema ausencia de luz hasta que se llena de Sol (literalmente) en el mismo cuadro (la cámara va mirando hacia el Sol en varios puntos de la toma) hicieron de la exposición un gigantesco y perfecto reto. Todo fue en una toma manual que con cualquier cambio en la luz podría volver loca la cámara y causaría un masivo amontonamiento de destellos. Particularmente difícil cuando el Sol brilla haciendo que la cámara piense que el brillo es ambiental. Esto significa que tendría que mantener manualmente el control de la secuencia desde el inicio hasta el final. Estos continuos cambios en las condiciones de luz me mantuvieron corriendo hacia atrás y hacia adelante, hacia arriba y hacia abajo del cañon cambiando los ajustes de todas las cámaras que trabajaban juntas.”

Palabras más, palabras menos, que describen la sensación de Mike, director y fotógrafo de la secuencia.

Él trabaja para Time Lapse Pty Australia, una compañía dedicada a colocar cámaras de control, monitoreo y protección. Las utilidades pueden ser diversas, lo mismo para seguridad empresarial o ambiental transfiriendo imágenes en tiempo real de situaciones de riesgo en diversas zonas de ese continente.

Puedes leer el texto completo en el link de Vimeo en su idioma original.

Mike menciona al final que por amor y respeto a ese espectacular ambiente natural se reserva el sitio donde hizo la grabación.

“No tomes nada excepto fotos, deja todo excepto tus huellas”
“Pisa ligero” concluye.